cerebro traumático en • ju • ry | truh-estera-ik breyn en-juh-ree

La lesión cerebral traumática, o TBI, es una forma de lesión cerebral adquirida que resulta de un trauma repentino que daña el cerebro. La LCT puede ocurrir cuando hay un golpe o sacudida repentina en la cabeza, o cuando hay una lesión penetrante en el cráneo.

Un TBI se puede clasificar como leve, moderado o grave. Las personas con lesiones cerebrales son susceptibles a una variedad de discapacidades como resultado de la lesión, según la gravedad.

¿Qué tan común es la lesión cerebral traumática?

En los Estados Unidos, la LCT es una de las principales causas de muerte y discapacidad. Según un recuento reciente de los CDC, las visitas al departamento de emergencias, las hospitalizaciones y las muertes relacionadas con una lesión cerebral traumática totalizaron 2,87 millones en un año. Se estima que 13,5 millones de estadounidenses viven con una discapacidad debido a una lesión cerebral traumática. Las muertes por traumatismos craneoencefálicos representan aproximadamente un tercio de todas las muertes por traumatismos.

La forma más común de TBI se llama conmoción cerebral. Una conmoción cerebral es una interrupción de la función neurológica resultante de un golpe, golpe o sacudida que hace que el cerebro se mueva rápidamente dentro del cráneo. Las conmociones cerebrales se consideran TBI leves, pero para algunas personas, los síntomas pueden persistir durante días, semanas o más.

Diagnóstico de una lesión cerebral traumática

Si ha sufrido una lesión cerebral, los expertos recomiendan atención inmediata. Los proveedores de atención médica tienen numerosas pruebas y herramientas a su disposición para diagnosticar una LCT. A menudo, los equipos médicos utilizarán múltiples medidas junto con información sobre cómo se sufrió la lesión para diagnosticar una lesión cerebral traumática.

Pruebas y medidas

Pruebas de imágenes - Las pruebas de imágenes cerebrales incluyen la conocida tomografía computarizada (TC) y la resonancia magnética (MRI).

Escala de coma de Glasgow (GCS) - El GCS es un examen físico y una escala que se usa para medir la apertura de los ojos, la respuesta verbal y la respuesta motora de una persona para determinar el nivel de conciencia.

Rango de nivel de TBI - Para determinar si una lesión cerebral es leve, moderada o grave, algunos profesionales médicos clasificarán la LCT por nivel de conciencia, pérdida de memoria y puntuación de GCS.

Análisis de sangre - Cuando ocurre una conmoción cerebral leve, el cerebro liberará ciertas proteínas que son detectables mediante un análisis de sangre.

Pruebas de comunicación - Pruebas de comunicación incluyen evaluaciones del habla y el lenguaje, así como pruebas de habilidades de comunicación social y escenarios de juego de roles.

Descargue nuestro libro electrónico GRATIS ¿Qué es la afasia?

La afasia a menudo puede ser el resultado de un derrame cerebral u otra lesión cerebral, pero puede verse diferente de persona a persona. Obtenga más información sobre las diversas formas en que la afasia puede presentarse en nuestro libro electrónico Qué es la afasia.

¿Se pueden prevenir las lesiones cerebrales traumáticas?

La realidad es que durante nuestro día a día, la LCT es un riesgo. Sin embargo, puede reducir en gran medida las posibilidades de sufrir una lesión cerebral traumática si sigue una serie de consejos y métodos de prevención.

  • Cinturón de seguridad. Asegúrese de usar siempre el cinturón de seguridad. Los niños deben usar asientos de seguridad y asientos elevados adecuados para su edad.
  • No conduzca en estado de ebriedad. Conducir bajo los efectos del alcohol o las drogas es peligroso.
  • Use un casco durante los deportes de contacto y diversas actividades, como ciclismo, esquí y patineta.
  • Proteja su hogar contra caídas. Hable con su médico sobre su riesgo específico de sufrir caídas. Las estrategias a prueba de caídas incluyen agregar barras de apoyo, crear caminos despejados e instalar una buena iluminación.

¿Cuáles son los síntomas de una lesión cerebral traumática?

Los síntomas de TBI variarán según el tipo de lesión y la gravedad del daño.

En el caso de una lesión cerebral traumática leve después de un golpe, golpe o sacudida en la cabeza, los síntomas pueden incluir:

  • Mal sabor de boca
  • Visión borrosa
  • Breve perdida del conocimiento
  • Cambio en los patrones de sueño.
  • Confusión
  • Mareo
  • Fatiga o letargo
  • Dolor de cabeza
  • sensación de desmayo
  • Problemas de memoria o concentración
  • Cambios de humor o de comportamiento
  • Zumbido en los oídos

En casos más moderados a graves de TBI, los síntomas pueden incluir:

  • Convulsiones o convulsiones
  • Disminución de la capacidad de razonamiento.
  • Mayor confusión
  • Trastorno del lenguaje
  • Pérdida de coordinación
  • Dolor de cabeza persistente
  • Dilatación de pupila
  • Náuseas o vómitos repetidos
  • Problemas para dormir como hipersomnia o insomnio.
  • Dificultad para hablar
  • Debilidad o entumecimiento en las extremidades

¿Puede recuperarse de una lesión cerebral traumática?

Si le han diagnosticado una lesión cerebral traumática, es probable que desee saber si mejorará y cuándo. Las lesiones cerebrales son complejas y cada persona es diferente. Dependiendo de la gravedad del TBI, es posible la recuperación.

Después de una lesión cerebral, algunas personas se recuperan por completo. Algunas personas se recuperan en su mayoría, pero ocasionalmente lidiarán con efectos persistentes. Otros siempre tendrán impactos a largo plazo, pero aún pueden continuar mejorando.

Mejora de la comunicación y el habla con un dispositivo AAC

Los dispositivos Lingraphica AAC están diseñados para mejorar la comunicación de personas con diversas afecciones, incluidas las deficiencias debidas a una lesión cerebral traumática. El dispositivo puede ayudarlo a expresar sus pensamientos, practicar su habla y recuperar su independencia.

Más información

¿Listo para una consulta?

Solo se necesitan 15 minutos para averiguar si un dispositivo AAC de Lingraphica es adecuado para usted o un ser querido. Llame al 866-570-8775 o haga clic en el botón de abajo para programar una consulta.

Programe una Consulta